¿Qué tipos de vinos hay en Castilla – La Mancha?

cr-el-viajante-portada

El cultivo de la vid está intrínsecamente ligado al pueblo manchego, tanto es así, que muchas de sus tradiciones, literatura y fiestas, se encuentran vinculadas al mundo del vino. Una herencia, mantenida hoy por hoy, con una superficie de 30.700 kilómetros cuadrados que convierte a La Mancha, en la región vitivinícola más extensa del mundo.

 

Este legado, reforzado por un conjunto de propiedades naturales relacionadas con sus características geográficas de extrema sequedad y alta insolación, así como, de tierras llanas y tierras rojizas de estructura caliza, determinan las características peculiares de sus vinos. En Castilla- La Mancha podemos encontrar: vinos jóvenes, tradicionales, envejecidos en barrica, crianzas, reservas, grandes reservas, espumosos y ecológicos.

Vinos Jóvenes

Son aquellos vinos que preferentemente consumiremos en el mismo año de su cosecha, y en un período no superior a los nueve meses desde su elaboración para poder disfrutar de su máximo potencial aromático. Se obtienen en la misma campaña vitivinícola en la que se etiquetan.

Vinos Tradicionales

Estos vinos se sitúan entre los vinos jóvenes y los de crianza, equiparables a estos últimos en durabilidad. Sin embargo, su conservación es realizada en depósitos o en tinajas. También, se incluirán como vinos tradicionales los blancos naturalmente dulces.

Vinos Envejecidos en Barrica

Nos podemos encontrar tanto con vinos tintos procedentes de cosechas anteriores, como vinos de la campaña actual, manteniendo siempre una permanencia mínima en barrica de roble de 60 días.

cr-el-viajante-cata

 

Vinos de Crianza

Distinguiremos diferentes tipos de crianza acorde con la permanencia del vino en barrica. Se mantendrá un período mínimo de envejecimiento en vinos tintos de 24 meses (como mínimo 6 meses habrán permanecido en barricas de roble de capacidad máxima de 330 litros), y en vinos blancos se mantendrán en un período mínimo de envejecimiento de 18 meses (como mínimo 6 meses habrán permanecido en barricas de madera de roble de la misma capacidad máxima).

Vinos de Reserva

El período mínimo de envejecimiento en los vinos tintos será de 36 meses (como mínimo 12 meses habrán permanecido en barricas de madera de roble de capacidad máxima de 330 litros y el resto del período en botella), y en los vinos blancos se mantendrán en un período mínimo de envejecimiento de 24 meses (como mínimo 6 meses habrán permanecido en barricas de roble de la misma capacidad máxima y el resto del período en botella).

Vinos de Grandes Reservas

Los grandes reservas son vinos que requieren un período mínimo de envejecimiento en tintos de 60 meses (como mínimo 18 meses habrán permanecido en barricas de madera de roble de capacidad máxima de 330 litros y el resto del período en botella), y en blancos se mantendrán un período mínimo de envejecimiento de 48 meses (como mínimo 6 meses habrán permanecido en barricas de roble de la misma capacidad máxima y el resto del período en botella).

Vinos de Aguja

Se caracterizan por contener una pequeña cantidad de anhídrido carbónico procedente de la fermentación de los azúcares, debido a su tipo de elaboración.

Vinos Espumosos

Podemos decir, que la elaboración de vinos espumosos amparados en la Denominación de Origen es relativamente reciente, puesto que fueron incluidos por primera vez en el reglamento, en julio de 1995. Los vinos espumosos en La Mancha son generalmente blancos, pálidos y brillantes, aunque también se elaboran espumosos rosados. Como vino base se utilizan los que contengan las características analíticas reflejadas para los vinos Jóvenes o Tradicionales, con un mínimo de 9 meses de crianza en botella. Dependiendo de su riqueza en azúcar residual, se denominarán: Brut nature, Extra brut, Brut, Extra seco, Seco, Semiseco y Dulce.

Vinos Ecológicos

Cada vez son más las bodegas de Castilla-La Mancha, que bien con el objetivo de preservar el medio ambiente y fomentar la sostenibilidad, o debido a la demanda internacional de este tipo de vinos, se animan a la elaboración de vinos ecológicos. Una elección que contribuye al mantenimiento y aumento de la fertilidad del suelo, y proporciona alimentos de propiedades naturales completas. Hoy en día, desde el 1 de enero de 2009, la producción ecológica se encuentra regulada por diferentes reglamentos.

 

Comentarios en Facebook

comentarios